Por muchos años que pasen, no deja de sorprenderme la ligereza con la que algunos juzgan y desprecian el trabajo de los demás.
Sobre todo en educación, terreno en el que, como en cualquier otro, faltaría mas, cualquiera puede opinar, pero no juzgar y sentenciar, ya que para eso conviene tener algún conocimiento del asunto en cuestión.
Nunca he visto que un paciente se permita hacer alguna indicación al doctor que le va a operar, sin embargo en educación todo el mundo se permite no solo criticar (de momento hay libertad de expresión), si no ademas dirigir y, como ya he dicho, juzgar a los profesionales de este campo.
A veces se utiliza la vieja táctica de empezar diciendo que se reconoce tu labor para, a renglón seguido, despreciarla diciéndote luego como deberías hacer tu trabajo.
En este confinamiento no he dejado de oír alabanzas a como el profesorado se ha incorporado a la enseñanza a distancia de golpe y sin medios.
Cada uno lo hemos hecho según nuestro leal saber y entender y además de forma totalmente voluntaria, sin que nadie nos obligue.

Pues bien, en lugar de agradecer la buena disposición se da por obligado lo que fué voluntario y se califica de insuficiente e inútil.

Para estas personas solo hay un tipo de enseñanza a distancia válida que son las clases online, es decir, reproducir en la red la enseñanza presencial.
Yo no la desprecio, creo que es útil en muchas ocasiones. Incluso muchos compañeros la están impartiendo y dicen que les va bien. Aunque algunos alumnos tienen dificultad para conectarse en el momento de la clase ya que tienen que compartir conexión con hermanos o padres en teletrabajo. Pero además creo que cada profesor debe decidir como quiere llevar a cabo este tipo de enseñanza teniendo en cuenta su materia, su experiencia (en mi caso 40 años) y desde la libertad que le otorga la legislación vigente.

Para ellos, principios como la uniformidad deben prevalecer a la diversidad que, según me había parecido entender, era enriquecedora.
En fin, parece que estas personas solo entienden como válido su concepto de enseñanza, excluyendo los demás.


Este blog, y sobre todo su página de “apuntes” ha sido un intento voluntario y altruista de este profesor por facilitar el aprendizaje autónomo de los alumnos.
Puesto que parece que no es apreciado por algunos miembros de esta comunidad educativa, creo que es mejor suspenderlo, al menos hasta ver si esa opinión es mayoritaria, ya que en ese caso no valdría la pena seguir dedicándole tiempo y esfuerzo.
Por tanto de momento quedarán desactivados los enlaces de la página “apuntes” salvo los que indican los últimos trabajos a realizar.

Siento las molestias

Luis Núñez

Doctor en ciencias.
Catedrático de Física y Química